domingo, 5 de octubre de 2008

Excepciones

¿Qué ocurre cuando los derechos sociales no se otorgan a todos los seres humanos por el hecho de serlo, cuando se aplica indiscriminadamente el derecho de excepción, amparándose en unos supuestos intereses generales?

Antes era sencillo para la pequeña parte modernizada del mundo, deshacerse de su población excedente y prescindible. Ahora la cosa se complica en un planeta “lleno”, en el que el modo de vida moderno alcanza todo el orbe. Las tradicionales válvulas de escape se bloquean, y las sociedades vuelven contra sí mismas “la espada de las prácticas excluyentes”. Los límites entre la normalidad y la anormalidad se vuelven equívocos, y la población tiene un sentido de permanente transitoriedad.

Los campos de refugiados son un laboratorio donde lo transitorio se convierte en realidad cotidiana.

Los refugiados están fuera de cualquier ley. Su destino es confuso, y su meta eternamente inaccesible:

Los refugiados son el residuo humano “personificado” sin ninguna función “útil” que desempeñar (...) Desde su lugar actual – el vertedero- no hay camino hacia adelante ni de retorno”

Frente a la posibilidad apuntada por Agamben de tomar los campos de refugiados como contralaboratorios; de igual modo que las favelas de Brasil, sin propiedad privada ni policía pudieran ser un modelo para las ciudades del futuro, para Bauman, el peligro consiste en acostumbrarse a la incertidumbre, y cerrar así el paso a cualquier movilización.

Archipiélago de excepciones / Zygmunt Bauman ; comentarios de Giorgio Agamben y debate final


3 comentarios:

Mikel dijo...

Una visión tan horrorosa como probablemente necesaria y seguramente con mucho de cierta... Y nosotros ¿tenemos algo que hacer o decir sobre esa realidad, además de leer el libro?

Bibliotecarios de la Facultad de Políticas y Sociología de la Universidad Complutense dijo...

Bueno, nosotros sólo somos bibliotecarios, efectivamente leer el libro no es suficiente, pero por algo se empieza

Mikel dijo...

Leer cosas buenas es ya mucho, con los tiempos que corren. Y darnos el servicio de recomendarnos y comentarnos lecturas sólidas que nos hagan reflexionar y nos ayuden a ser más y mejores ciudadanos (de la biblio-polis y de la polis en general, local y global) es un gran servicio por el que os tenemos que estar muy agaradecidos.
Mi pregunta llevaba tono e intención constructivos...
Un abrazo y os animo a seguir adelante con este interesantísimo blog.